Mysore

Los estudiantes trabajan sosteniendo la concentración y la conexión interna

“El término “Mysore Style” hace referencia a la ciudad india de Mysore, donde el gurú Sri K. Pattabhi Jois enseñó Ashtanga yoga durante más de 60 años siguiendo este particular estilo. Los alumnos practican la secuencia, que van aprendiendo gradualmente desde su primera clase, cada uno a su ritmo y a su nivel, mientras los profesores dan indicaciones y ajustes a nivel individual, añadiendo nuevas posturas a la práctica del alumno en el momento en que consideran necesario. Esta es la manera tradicional de práctica del Ashtanga, y debe ser la base de la práctica personal, por lo que esta modalidad es la más enseñada en la sala. Es también la clase para principiantes, ya que el profesor podrá dedicar atención personalizada al nuevo alumno, quien irá aprendiendo gradualmente la secuencia, conforme a sus capacidades. Añadir posturas indiscriminadamente, en una clase guiada donde no hay espacio para explicaciones precisas y para ver las particularidades del alumno, aumenta notablemente el riesgo de lesiones y de transmisión deficiente. Los alumnos pueden acceder a la clase en cualquier momento del desarrollo de la misma, hasta 1hora y media antes del cierre.”

 

Guiadas

Los estudiantes siguen el ritmo marcado por el profesor


“Todos los estudiantes siguen el ritmo marcado por el profesor. La intención de la clase es recordar y aclarar los movimientos o vinyasas correctos, además de trabajar aspectos concretos que no se pueden trabajar en la clase Mysore. Es una clase muy recomendable e importante para hacer al menos una vez a la semana, una vez que los alumnos han alcanzado cierto nivel en su práctica diaria. En esta clase no se añaden posturas, sino que se trabaja en profundizar y afrontar las dificultades existentes en la práctica que ya realizamos.”

Clases particulares

Atención individual a domicilio

Alumno y Profesor acuerdan día y horario según disponibilidad ofreciéndole atención y cuidado exclusivo. Ideal para profundizar en la práctica, resolver y buscar soluciones a posibles problemas, atascos o dificultades, o poner atención a aspectos descuidados. Siempre recomendamos las clases en grupo a las particulares, ya que se obtienen muchos beneficios de trabajar en una sala con otros compañeros, beneficiándose de la potente energía del grupo,